Tag Archive: Stargate: Atlantis


Teyla Emmagan

Desde Pegaso

Teyla Emmagan
Soberbia guerrera
Teyla Emmagan

Teyla Queen of the Wraith

Teyla Emmagan
Herencia oscura
Teyla Emmagan

Arma mortal

Teyla Emmagan
Hermosa guerrera
Teyla Emmagan

Belleza de otra galaxia

Teyla Emmagan
Líder natural

Alguna vez, cuando éramos niños o en los momentos más difíciles de nuestra adolescencia o pubertad, todos soñamos con que no éramos quienes todos nos habían dicho que éramos, que, en realidad, éramos los descendientes perdidos de algún emperador o del rey de un reino muy muy lejano, quien algún día volvería por nosotros y nos alejaría de la gente con la que estábamos enfadados y que, según nosotros, no nos apreciaba como debería.

En la mayoría de los casos… en la gran mayoría de los casos… en prácticamente todos los casos, aquello no eran sino fantasías, sueños rencorosos de chicos que nos sentíamos incomprendidos o, como diría mi abuela, “malqueridos”, sin embargo, en unas pocas ocasiones, una o dos quizá, aquellos sueños resultan ser ciertos, sin embargo, hay que tener cuidado con lo que se desea, porque puede convertirse en realidad.

Este fue el caso de Teyla Emmagan, personaje central de la saga de ciencia ficción Stargate: Atlantis, interpretada por Rachel Lutrell, cuya vida comenzó a cambiar el día en que una pequeña banda de extraños atravesó el “Anillo de los Antiguos” (como ella lo conocían), trayendo de regreso con ellos la más amarga pesadilla de los habitantes de la galaxia Pegaso: el despertar de los Espectros.

Desde pequeña, la exótica morena había sido diferente de los otros niños, ya que compartía con su padre un don que con frecuencia la ayudaba a salvar la vida de su pueblo, una especie de sexto sentido que la alertaba cuando los voraces Wraith (Espectros) se acercaban en una nueva partida de caza, para capturar a los humanos de los cuales se alimentaban.

Teyla Emmagan
Exploradora

Este mismo don, además de su astucia, su inteligencia y su natural habilidad diplomática, le valieron el respeto de los atosianos, su gente, quienes la adoptaron como líder a la muerte de su padre.

Y fue también su liderazgo, además de sus supremas habilidades de pelea, especialmente en el uso de los bastones de un arte marcial de nombre desconocido pero basado en la eskrima filipina, lo que le valió un lugar en el equipo del Mayor (más tarde Teniente Coronel) John Sheppard.

En el curso de sus aventuras, Teyla hizo con frecuencia uso de su don precognitivo para ayudar tanto al equipo de Sheppard como a toda la Expedición Atlantis, alertándolos cuando había algún Wraith en las cercanías o cuando estos se acercaban, tal como pasó en el triple episodio “El Sitio”, donde los Espectros finalmente descubren que Atlantis resurgió del fondo del mar y montan un asalto a gran escala, durante el cual varios enemigos se infiltran en la ciudad.

Pese a la invaluable ayuda que suponía la extraordinaria habilidad de la hermosa alienígena (aunque es humana, técnicamente Teyla es una “extraterrestre”), nadie podía dejar de preguntarse de dónde provenía aquel don, estaba sólo en su mente, en su sangre o había algo más.

Finalmente, en el episodio “El Don”, Teyla tiene que recurrir a la ayuda de una psicóloga y del doctor Carson Beckett para hallar el origen de una serie de aterradoras pesadillas que la han estado afectando.

Durante su investigación, los científicos terrestres descubren, en el ADN de la atosiana, que es una mezcla de Humano y Wraith, por lo cual comparte, en un grado menor, el lazo síquico que esta especie usa para comunicarse, a veces incluso a través de distancias estelares.

Esta revelación, como era de esperarse, causa un terrible shock en la hermosa morena, quien durante un tiempo se siente bastante confundida, hasta que tanto Sheppard como la doctora Elizabeth Weir, líder de lal expedición, le aseguran que, sin importar sus “orígenes”, ella sigue siendo un valioso miembro del equipo y una líder irremplazable para su gente.

Durante un tiempo, el don de Teyla fue realmente de utilidad, como cuando el equipo queda atrapado en una plataforma submarina de los ancestros y una reina Wraith atrapada ahí mismo durante la guerra Wraith-Lantean trata de usarlos como comida.

En este tiempo, Teyla, a quien por momentos se le veía muy cercana con Sheppard o con el otro miembro “extraterrestre” del equipo, Ronon Dex, se enamoró de uno de sus compatriotas atosianos, con quien concibió un hijo, de quien se esperaba pudiera superar incluso los increíbles poderes de sus padres (¿olvidé mencionar que su padre, Kanaan, también es un vidente?) y se convirtiera en el siguiente líder de su pueblo.

Sin embargo, como la mayoría de los dones, éste no tardó en convertirse en una maldición, cuando Michael (un Espectro al que la Expedición Atlantis trató de transformar en humano mediante un retrovirus) captura a Teyla con la intención de usar a su hijo como catalizador para replicar el experimento que lo volvió a él mitad humano y mitad wraith y que lo liberó para siempre de la necesidad de alimentarse de la energía humana, permitiéndole retener la enorme fuerza y la inmortalidad de su raza.

En un futuro alterno, en el que John Sheppard se pierde en acción, el plan de Michael habría tenido absoluto éxito, habría destruido a los Wraith y conquistado al resto de la galaxia Pegaso, por fortuna, la Expedición Atlantis logra evitar este futuro al rescatar a Teyla y a su hijo.

Si se tratara de alguien más, éste sería un buen final, sin embargo, no hay que olvidar que se trata de una Sirena Asesina, de modo que éste no es el final, es sólo uno de los múltiples aspectos que la hacen merecedora de un lugar en esta galería, pero existen otros aspectos, uno en particular oscuro y perturbador.

Y es que la herencia genética Wraith de Teyla puede ser usada también como una base para convertir a la linda atosiana en una reina Wraith hecha y derecha, como ocurrió en el episodio “La Reina” de la quinta temporada.

Dentro de la especie wraith, las reinas son las únicas que pueden reproducirse (aunque nunca quedó claro cómo lo hacían) y son las encargadas de dirigir las Naves Colmena, escoltadas por un conjunto de naves menores, y son las gobernantes de su especie.

Teyla Emmagan
Guerrera

Como tal, las reinas son siempre arrogantes, frías y crueles y cuando, en complicidad con Todd (un aliado wraith de los humanos) Teyla se ve obligada a convertirse en una de estas criaturas, la hermosa humana no sólo se transforma físicamente, también adopta el tiránico carácter de estas gobernantes alienígenas.

Y aunque, finalmente, Teyla vuelve a la normalidad, es imposible dejar de advertir la terrible enemiga que la atosiana habría sido de haber estado del lado equivocado de la guerra en la galaxia Pegaso.

Por todo esto, si alguna vez te has imaginado ser el hijo perdido de algún rey en una galaxia muy muy lejana, toma el ejemplo de la historia de Teyla Emmagan, guerrera, líder, madre, reina por un día, y Sirena Asesina de por vida.

Y recuerda: Ten cuidado con lo que deseas, porque puede convertirse en realidad.

PD: El ADN mixto de Teyla fue resultado de los experimentos de un científico Wraith, quien uso a los atosianos como sujetos de prueba para tratar de hacer a los humanos más “digeribles” para los Espectros.