Tag Archive: Metroid


Samus Aran

En plena acción

Samus Aran
¡Fuera caretas!
Samus Aran

Imagen clásica

Samus Aran
One girl in all the world
Samus Aran

Zero Suit

Samus Aran
Detrás de la máscara
Samus Aran

Feroz cazarrecompensas

Samus Aran
Bella pero peligrosa
Samus Aran

Detrás de la armadura

Máscaras, antifaces, caretas, cascos (a veces) son las cosas más comunes en el mundo de los superhéroes y superheroinas (obviamente) y todo debido a la necesidad, real o inventada, de ocultar la propia identidad, guardarla sólo para los pocos amigos y/o aliados de mayor confianza para evitar que los enemigos se enteren de quiénes somos y puedan cobrar venganza de nuestros actos lastimando a nuestros seres queridos.

Sin embargo, en este submundo de la mitología creada por la moderna cultura pop, existe una superheroina que vive detrás de una máscara no por el temor de sus enemigos (que son muchos), sino por las necesidades de su oficio: cazarrecompensas intergaláctica.

Y hablamos obviamente de nada más y nada menos que de la hermosa Samus Aran, eterna protagonista de la serie de videojuegos Metroid, cuya larga historia, que se remonta a 1986, nos brinda un amplio margen de maniobra para descubrir el lado oscuro de la deliciosa rubia.

Para los conformistas, los simplones y, sobre todo, los cínicos sería más que suficiente saber que su oficio es el de cazarrecompensas para pensar que ya descubrieron el lado oscuro de la voluptuosa rubia, después de todo, que una mujer se dedique a una labor que a lo largo de los años ha sido territorio dominado casi exclusivamente por hombres ya es un enorme paso dentro del lado oscuro.

Pero eso es apenas arañar la superficie, después de todo, Samus no es solo una cazarrecompensas más, es la más letal del universo Metroid, y no solo eso también es el primer personaje femenino que protagoniza un videojuego.

Samus Aran

Su rostro oculto

Antes de Samus, el entretenimiento electrónico estaba dominado por personajes masculinos, desde humanos hasta animales y desde insectos hasta máquinas y, de hecho, el juego que dio origen a esta apasionante Saga, Metroid (1986) parecía seguir esta tendencia.

Durante todo el juego, los “gamers” de aquellos años dirigían las acciones de un diminuto personaje envuelto en una gruesa armadura que ocultaba cualquier indicación de su género y, por costumbre, todos asumimos que era sólo uno más de los “chicos”.

Y este engaño duró bastante tiempo, de hecho, no fue sino hasta que el primer jugador pudo superar cierto tiempo límte (lo cual, por cierto, no tardó mucho) que el mundo descubrió que aquel rudo y silencioso protagonista era, en realidad, una hermosa chica.

Eso es lo que se oculta detrás de la armadura: uno de los más sensuales cuerpos que la moderna cultura pop haya podido crear.

Tal vez con eso sea suficiente, quizá el hecho de saber que la hercúlea armadura esconde una delicada jovencita debería ser suficiente para convencernos de que Samus es en verdad toda una Sirena Asesina, pero persiste una duda: ¿qué hay detrás de su silencio?

Los grandes aficionados de Metroid saben que Samus es una mujer de pocas palabras, que antes que discutir o filosofar ella prefiere tomar un arma y volar a cuanto metroid, phazon o pirata espacial se cruce en su camino, sin embargo, existe una diferente encarnación, no tan parca, que nos revela mucho más de la sensual heroina.

Las historietas de Captain N, The Game Master nos presentan un rostro diferente de Samus, menos estoico y que nos acerca mucho más al lado oscuro de la hermosa rubia.

Samus Aran

Secretos revelados

En estos comics, surgidos de una serie animada de televisión, la sensual cazarrecompensas se ganó un rol recurrente (si bien no protagonista) en el que demuestra mucho más su carácter rudo, práctico y hasta poco escrupuloso, mucho más acorde con el oficio que sus creadores le atribuyeron, sin embargo, aunque es delicioso ver a Samus en una faceta diferente, una gran falla en esta encarnación es verla “enamorada” del anodino protagonista, Kevin Keene, un sujeto al que la Samus de los videojuegos ni siquiera habría volteado a ver y, es más, quizá hasta le habría volado la cabeza con su rayo de poder.

Más allá de su enorme poder físico, proporcionado tanto por su armadura como por su fisiología híbrida de chozo y humano, los secretos que oculta detrás de su máscara mecánica y de su máscara de silencio, hacen a Samus la orgullosa poseedora de un lugar en la galería de Sirenas Asesinas.

PD: Gracias a todos por sus comentarios (N4lú), sigan en contacto 🙂