Galaxy Angel

Sexy ánime

Casi todos los equipos de superhéroes (o superheroínas, en este caso) se consideran a sí mismos, de una forma de otra, familias; a estas familias las unen lazos muy diferentes, por ejemplo, el auténtico afecto surgido entre glorias del pasado que se sienten responsables de guiar a las nuevas generaciones de superhéroes, como la Justice Society of América (DC Comics), otras unidas por sus dones que los hacen ser temidos y odiados por la misma humanidad a la que han jurado proteger, como los X-Men (Marvel).

Así podríamos seguir repasando las motivaciones que unen o separan a las diferentes “familias” de los comics, el ánime o la televisión, pero, sin importar cuánto busquemos, seguramente nunca encontraríamos una familia tan disfuncional como la “Tropa de los Ángeles” (como la llamaron en español), del ánime, manga y videojuegos titulados Galaxy Angel.

Esta historia multiplataforma creada por la compañía japonesa BROCCOLI, sigue las andanzas de un grupo de jovencitas cuyas motivaciones varían enormemente de un medio a otro, pues mientras en el videojuego son las protectoras de la Diosa Lunar Shatoyan, legítima gobernante del Imperio de Transbaal, en el manga y el ánime simplemente se dedican a recuperar lo que llaman “Tecnología Perdida”, una serie de aparatos de apariencia mundana pero de enorme poder que pueden usarse tanta para construir como para, más comunmente, destruir.

No obstante el cambio de tono en las historias, desde el mucho más serio y oscuro de los videojuegos, hasta el fársico y francamente ridículo del ánime, hay algo que permanece constante: la disfuncional interacción entre los miembros de la Tropa de los Ángeles.

En el ánime, que es la principal guía para este artículo, la Tropa la conforman inicialmente cinco chicas: Milfeulle Sakuraba (Milfei en el doblaje al español), Ranpha Frambuesa, Menta Blancmanche, Forte Stollen y Vanilla H, en tanto Chitose Karusama se une para la cuarta temporada.

Las cinco protagonistas iniciales tienen carácteres muy diferentes y, en general, prácticamente no se soportan, sin embargo, siempre queda muy claro el gran cariño y la lealtad que las une, lo cual crea la gran paradoja del programa y las ridículas situaciones en que se ven envueltas cuando sus personalidades chocan.

En el ánime, Milfei es la más nueva de las reclutas, con un carácter tierno y complaciente, siempre dispuesta a ayudar a sus compañeras quienes, sin embargo, sienten ciertos celos debido a que se graduó de la academia con mención honorífica, pero sólo debido a una buena suerte que raya en lo sobrenatural.

Galaxy Angel
El equipo en bikini

Aunque el resto de la tropa le tiene gran cariño a esta chica de cabello rosado, también tienen que cuidarse cuando están cerca de ella, debido a que su buena suerte siempre significa problemas para todos los que la rodean. De hecho, tiene tan buena suerte que puede, ella misma, causar una explosión de un aparato nuclear y sobrevivir, mientras el resto del mundo a su alrededor queda por completo destruido.

Milfei comparte una relación un tanto más estrecha, de amigas y rivales, con Ranpha (o Frambuesa, como le decían en el doblaje al español), quien fue su compañera en la academia y quien hasta la fecha resiente la enorme suerte de aquella, que siempre la relegó al segundo lugar. Esta hermosa rubia de cuerpo despampanante tiene una obsesión por conseguirse un marido rico y, de preferencia, apuesto, sin embargo, ella misma suele ponerse en ridículo cuando se encuentra cerca de un hombre así, por lo que termina por arruinar sus oportunidades.

Quizá la más extraña y hasta cierto punto siniestra de las Galaxy Angel es Menta, una extraña niña de cabello azul con unas orejas como de conejo, quien proviene de una familia adinerada. La chica, la segunda más joven de la tropa después de Vainilla, tiene también una obsesión, que raya en lo malsano, con vestirse con disfraces tipo botarga; además es orgullosa al grado de que preferiría ver muertas (muy literalmente) a sus compañeras antes que ser sorprendida en una situación embarazosa.

La más extraña de la tropa, incluso más que Menta, es la propia Vainilla, una niña de 13 años de pelo color verde pálido, quien casi nunca muestra emoción alguna y habla siempre con una voz monótona. Vainilla es todo un acertijo pues aunque raramente muestra sus sentimientos, sus compañeras le temen debido a que es capaz de intentos arrebatos de furia.

Vainilla tiene por “mascota” a una especie de pinguino de peluche adentro del cual “habita” la inteligencia artificial de un misil nuclear que la tropa desarmó en un capítulo; Normad, como se llama esta IA, está profundamente enamorado de la niña, quien, sin embargo, siempre lo maltrata y casi siempre lo deja olvidado en las misiones a las que la asignan.

Galaxy Angel
Vainilla, Menta, Forte, Ranpha y Milfeulle

La voluptuosa Forte es la mayor de la Tropa, con 22 años, y es una hermosa pelirroja con un temperamento igual de ardiente, le encanta coleccionar armas (entre más grandes mejor) y tiene una filosofía muy simple de la vida: dispara primero y pregunta después, esto incluye a las otras Ángeles, a quienes, sin embargo, cuida y quiere como a sus hermanas menores.

Por último, en la cuarta temporada el equipo crece con la llegada de Chitose, una chica de cabello azul oscuro quien quiere a toda costa hacer amigos pero es demasiado voluble, su actitud hacia el resto de la tropa oscila enormidades, mostrándose a veces resentida y vengativa o a veces supestamente fría e indiferente y digo supestamente porque mientras ella cree que está “castigando” a su compañeras (Milfei en especial) con su silencio, en realidad las sigue tratando con el mismo afecto de siempre.