Teela

Modelo 1980

Guerrera eterna y eterna compañera del hombre más poderoso del universo, amada por sus amigos, temida por sus enemigos, de carácter tranquilo pero de temperamento encendido, el incierto origen de Teela no la hace menos letal que al resto de las Sirenas Asesinas.

La primera impresión que tuvimos de Teela en la serie original producida por Filmation, fue la de una guerrera que, aunque inteligente y tranquila, tenía muy poca paciencia ante las injusticias, lo cual la llevaba a meterse en cualquier cantidad de problemas, de los que solía salir con la ayuda del musculoso bárbaro titular de la serie.

Del mismo modo, en la serie reimaginada de 2002 de He-Man y los Amos del Universo, una Teela en apariencia mucho más joven que la original se muestra como una guerrera consumada, con un temperamento mucho más encendido y decepcionada ante lo que considera pusilanimidad del príncipe Adam y enamorada de la gallardía y valor de He-Man.

Sin embargo, ambas series conciden en algo, un oscuro secreto que le da a la joven pelirroja una profundidad de carácter que pocos creerían en primera instancia.

A lo largo de las dos series, ciertas pistas nos dejaban entrever que Teela era mucho más de lo que parecía, de hecho, en ambas series el televidente llega a descubrir que la joven es hija de Sorceress, la hechicera y guardiana del Castillo Greyskull, quien tuvo que dejarla bajo los cuidados de Man-at-Arms para mantenerla a salvo de aquellos que buscaban el antiguo poder de la fortaleza.

Teela

Modelo 2002

Y aquí es donde surje la principal diferencia entre ambas versiones, pues mientras en la serie de 1980 Teela se llega a enterar de la verdad, gracias al Oráculo del Mar, aunque finalmente Sorceress borra su memoria para mantenerla a salvo, la serie de 2002 fue cancelada mucho antes de que la pelirroja descubriera su verdadero pasado.

El simple hecho de su pasado misterioso podría ser suficiente para ganarle a Teela un lugar en nuestra galería, sin embargo, sus merecimientos, al igual que su verdadera herencia, van mucho más allá.

Cualquiera que desafiara a Teela se estaría enfrentando con una de las espadachines y luchadoras más experimentadas de Eternia, una Teela que a su corta edad -19 años, en la serie de 1980; 16, en la de 2002- ya es capitana de la guardia real y que además es la alumna más aventajada de su padre adoptivo y una de las más confiables aliadas de He-Man.

Y no sólo eso, cualquiera lo bastante valiente (o estúpido) como para enfrentarla en combate, se encontraría también con que, gracias a la sangre de la hechicera que corre por sus venas, también puede hacer un uso limitado de la magia.

De hecho, la serie original, deja en claro que en caso de que Sorceress faltara, Teela ocuparía su puesto como guardiana de Greyskull.

Pero si aún quedara duda sobre el lado oscuro de Teela, existe un último “secreto” en su pasado, aunque no propiamente de su pasado televisivo, sino a su pasado, por decirlo de alguna manera, industrial, que terminaría de convencernos.

Y es que existe aún otra versión de Teela, una conocida por muy pocos, de hecho, sólo por aquellos que compraron la línea original de juguetes, con los que venía de regalo un minicomic, en el que se nos presenta una versión completamente diferente de Teela.

En dichos impresos, Teela es, más bien, una “Diosa Guerrera” quien recorre Eternia a lomos de un unicornio, de cabellera rubia en vez de pelirroja y bastante más grande (de edad y de cuerpo) que sus contrapartes televisivas.

Teela

El prototipo

Podríamos decir que, en toda encarnación, su pasado la condena.

Pero el pasado es el pasado, en cambio, sus  habilidades de una guerrera consumada en el (hermoso) cuerpo de una adolescente, su origen misterioso para ella pero bien conocido para nosotros, sus versiones de ella misma diametralmente opuestas y su cabellera rojo incandescente son méritos suficientes para que Teela ocupe, por derecho propio, un lugar en la galería de Sirenas Asesinas.