Scarlet Witch

La hija de Magneto

Por lo general, en el Universo Marvel, los superpoderes son tanto una bendición como una maldición y esta máxima es aún más cierta en el caso de nuestra Sirena Asesina de esta semana, Wanda Maximoff, Scarlet Witch, quizá una de las mutantes más poderosas del mundo.

Como si ser la hija de Magneto, el mutante terrorista más buscado de Marvel, no fuera suficiente maldición, los propios poderes de la Bruja Escarlata la han convertido en un personaje único, lleno de contrastes y contradicciones, que por lo menos en una ocasión ha rozado los límites de la locura.

Al inicio de su historia, por ahí de 1964, el poder de la Bruja Escarlata era descrito como la capacidad de arrojar una maldición para alterar la suerte, generalmente convirtiéndola en “mala suerte”, sin embargo, poco a poco tal percepción cambió hasta que, a últimas fechas, se le describe como la capacidad para conectarse con un tipo de energía mística para lograr efectos de alteración de la realidad.

También al principio, estos efectos tenían un alcance muy limitado, de hecho, apenas conseguían afectar una pila de ladrillos, algún objeto inanimado o, cuando mucho, a una persona, sin embargo, ahora, la hermosa mutante es capaz de “pequeñeces” tales como crear un ejército de la nada o de proezas verdaderamente colosales, tales como crear una realidad completamente nueva.

Scarlet Witch
Magia del Caos

Y de hecho, eso fue exactamente lo que hizo al sufrir un colapso mental cuando repentinamente recobró la memoria sobre sus dos hijos perdidos y quizo recuperarlos, sólo que para lograrlo tuvo que reformar el mundo entero y al hacerlo creo la realidad que fue conocida como House of M, en la que los mutantes están al mando de la tierra, por supuesto, con Magneto como su líder.

Aunque eventualmente los superhéroes lograron restaurar la realidad, quedó más que demostrado el enorme poder de Wanda.

Sus poderes, no obstante, no son la única “maldición” en la vida de Scarlet Witch, también está el hecho de ser la hija del terrorista más temido del Universo Marvel: Magneto.

En numerosas ocasiones, esta relación ha causado que tanto ella como su hermano, Pietro (a.k.a. Quicksilver), cambien de bando (casi como cambiar de camisa), ya sea del lado de su padre como miembros de la Brotherhood of Evil Mutants o del lado de los héroes como parte, generalmente, de los Avengers.

Y en ningún otro lado esto ha sido más cierto que en el Universo Ultimate de Marvel, realidad paralela del Universo 616, donde transcurre la línea principal de la historia Marvel.

En el universo Ultimate, Wanda y Pietro aparentan, al inicio, ser aliados y seguidores incondicionales de las doctrinas de su padre al grado que, cuando éste supuestamente muere, se hacen cargo de dirigir a la Brotherhood, sin embargo, con el tiempo es revelado que su supuesto liderazgo es sólo una fachada y que, en realidad, todo el tiempo han estado trabajando para la agencia de espionaje S.H.I.E.L.D., mantieniendo bajo control a la Hermandad.

Scarlet Witch
Recreando la realidad

El problema con esto fue cuando Magneto regresó (como siempre lo hace) decidió castigar a sus hijos, disparándole a Quicksilver en las rodillas y dejando a Scarlet Witch intacta para que sufriera viendo cómo su hermano, con quien tiene una muy velada relación incestuosa, se retorcía de dolor y luchaba por recuperarse durante un muy largo tiempo.

Mutante terrorista, esquizofrénica superpoderosa, amante incestuosa, sólo tres de las múltiples caras del lado oscuro que Scarlet Witch ha mostrado en su larga historia en los comics y que la hacen más que merecedora de un lugar en la galería de Sirenas Asesinas.