Gabrielle

Gabrielle: Princesa amazona

Alguna vez se han preguntado qué se necesita para que una chica pueblerina se convierta en una guerrera consumada, qué pasos debe tomar una linda campesina para convertirse en una de las más letales asesinas del mundo, qué camino puede llevar a una jovencita de un lindo pueblecito en Grecia hasta la galería de Sirenas Asesinas. Si todas estas preguntas rondan su mente entonces síganme y descubramos la respuesta, si no, de todos modos, síganme.

El largo y sinuoso camino de Gabrielle comenzó el día en que el lord guerrero Draco la secuestró a ella, a su hermana y a varias jóvenes más de la aldea de Potidaea para venderlas como esclavas, pero, para su fortuna, apareció Xena, la princesa guerrera, quien logró vencer al malvado Draco y rescatar a las prisioneras.

El porte y el poder de Xena maravillaron a Gabrielle, quien decidió abandonar su aldea, su familia y a su prometido, para seguir a aquella fascinante mujer, con quien vivió un sin fin de aventuras a lo largo de las seis temporadas que duró el programa de televisión.

La primera escala en el recorrido de la linda rubia para convertirse en una de las mejores guerreras de su tiempo, fue cuando defendió a la princesa amazona Terreis, a quien encontró herida de muerte y quien, en agradecimiento por su ayuda, le transfirió su “derecho de casta” antes de morir, lo cual convirtió a la jovencita campesina en una princesa amazona por derecho propio.

Durante su estancia con la tribu de Terreis, Gabrielle decidió aprender a manejar el bo, por considerarlo una especie de “arma pacífista” ya que, en sus palabras, “no tiene ninguna punta amenazante”, sin embargo, aprender a manejar un arma, cualquiera que sea, puede considerarse como el primer paso dentro del lado oscuro.

Poco más tarde, la niña de Potidaea vivió su primera amarga experiencia y logró superar una difícil prueba cuando Callisto, la hermosa y acérrima enemiga de Xena, mató a Perdicas, quien fuera su prometido, y en medio de un ataque de ira logró incluso someter a la demente guerrera, sin embargo, al recuperar la cordura se negó a matarla.

Gabrielle

Letal guerrera

Y aunque este acto la mantuvo todavía dentro de la senda del bien absoluto, no tardó mucho en retomar su camino al lado oscuro.

En un viaje a Britannia para ayudar a Boudica, vieja amiga de Xena, Gabrielle es engañada por un culto satánico y preñada con la hija del demonio Dahak; al nacer, la niña resulta ser físicamente idéntica a su madre, pero con un alma verdaderamente diabólica.

El nacimiento de Hope (Esperanza), como la rubia decidió bautizar a su hija, fue una fuente de resentimiento entre ella y Xena, quien buscaba matarla para librar al mundo de semejante mal, y fue aún peor cuando Gabrielle engaña a su amiga para hacerle creer que su hija murió y ésta, tiempo más tarde, mata a Solan, el hijo de Xena.

Sin embargo, ser madre del mismísimo demonio no fue sino una breve parada en el camino de Gabrielle al lado oscuro y su ingreso definitivo fue cuando ella misma decidió matar a su hija, arrojándose junto con ella a un río de lava, con tal de salvar a la propia Xena.

Gabrielle, gracias a Ares, sobrevivió a la lava ardiente, no obstante, algo cambió para siempre en ella y esto quedó demostrado hacia el final de la cuarta temporada, cuando mató a varios de los soldados de César para defender a Xena, a quien Callisto había dejado paralítica con un golpe de su propio Chakram.

Luego de burlar a la muerte una vez más (ups, olvidé decir que al final, Xena y Gabrielle pierden la pelea y son crucificadas por César) y de un ligero salto en el tiempo (25 años en el futuro), Gabrielle decide abrazar el camino de la paz predicado por el profeta Eli y renuncia a toda clase de violencia, sin embargo, esto no duró mucho y algunos capítulos después retoma su camino al lado oscuro, esta vez con una nueva arma: las dagas sai.

Otra serie de aventuras llevan a Gabrielle a cometer un asesinato involuntario y a comprender que para ser un guerrero se necesita más que saber manejar un arma, no obstante, al final, cuando Xena se sacrifica (ahora sí de manera definitiva) para salvar las almas de todo un pueblo y se queda sola, la rubia decide seguir su lucha por un “bien mayor” y retoma su largo y sinuoso camino, esta vez rumbo a Egipto, donde, oyó decir, “necesitan a una chica con un Chakram”.

Pero el lado oscuro de Gabrielle no se limita a los hechos obvios en la pantalla, el subtexto lésbico también juega un papel importante en su inclusión en esta galería y aunque nunca nadie lo aceptó abiertamente, para todos los fans era perfectamente claro, sobre todo después de la tercera temporada, que ella y Xena eran mucho más que “mejores amigas”.

Gabrielle y Xena

Sweet kiss

Aún hoy, casi 10 años después de finalizada la serie, las constantes insinuaciones sobre la sexualidad de ambos personajes son motivo de una ardiente polémica, sin embargo, la relación entre ambas se convirtió en una especie de bandera para una parte de la comunidad lésbica en todo el mundo, que las ve no como simples personajes de televisión, sino como el ejemplo de mujeres que lograron ser fuertes sin dejar de ser femeninas.

El largo y sinuoso camino que recorrió desde Potidaea hasta Egipto y de tierna campesina a una letal guerrera, le valió a Gabrielle un muy digno lugar en la galería de Sirenas Asesinas.