Maxima de Almerac

Hermosa y poderosa

Reina guerrera, amante obsesiva, acosadora perturbada que nunca acepta un no por respuesta, todo ello complementado con superfuerza, invulnerabilidad capacidad de vuelo, telekinesis y telepatía… en fin… toda una Sirena Asesina.

 Ámala o muere.

Hablamos, claro, de Maxima, reina guerrera de Almerac obsesionada con convertir a Superman en su consorte y forjar a su lado un imperio que abarcaría galaxias enteras.

Hermosa y seductora, la hermosa pelirroja se encontró, sin embargo, con un obstáculo inimaginable para ella, el rechazo absoluto del objeto de sus deseos (Superman en este caso), lo cual despertó su lado obscuro y la convirtió en una de las peores pesadillas del Hombre de Acero.

Y aunque por un breve tiempo fungió como aliada de los héroes terrícolas, cuando fue desterrada de su planeta natal, al grado de convertirse en un

Maxima
En su versión heroica

valioso miembro de la Liga de la Justicia fundada por Maxwell Lord, una serie de rechazos amorosos por parte de Captain Atom, Amazing Man e incluso de Aquaman, la llevaron de vuelta a buscar al Hombre de Acero.

No obstante, y por enésima ocasión, éste volvió a rechazarla, lo que la orilló a unirse, brevemente, al Superman Revenge Squad, cuya única misión era destruir al kryptoniano.

En una de sus últimas apariciones, Maxima por fin se cansó de las casi inumerables “humillaciones” que había sufrido a manos del Hombre de Acero y juró solemnemente que, ya que no la amaba, lo mataría.

Pero al final, la emperatriz de Almerac mostró su lado noble al sacrificarse a sí misma al usar su nave como un escudo para proteger a la Tierra de los rayos destructores de Mundo Bélico, durante la miniserie Mundos en Guerra.

La obsesión de Maxima por seducir al último hijo de Krypton, sin embargo, no es exclusiva de los comics y logró abrise paso a la pantalla chica, donde dos diferentes encarnaciones de la voluptuosa almeraciana hicieron las delicias de los fanáticos.

Maxima en la TV

La versión infantil

En la serie de Superman del DC Animated Universe (DCAU, for short) Máxima apareció con un traje mucho más adecuado para la sensibilidad del público televisivo (infantil sobre todo), pero aún mostrando su malsana obsesión por convertir a Superman en su consorte, aunque al final esta versión suavizada admitió que no le era posible forzar a alguien a amarla y dejó ir al kryptoniano. Aunque no tardó mucho en enfocar sus obsesiones en Lobo, el cazarrecompensas czarniano.

La segunda, y mucho más interesante, de estas dos versiones llegó a nosotros en la serie televisiva Smallville, en el episodio “Instinto”, en el que, interpretada por la muy sensual Charlotte Sullivan, Maxima llega a la Tierra para tratar de encontrar a su “pareja ideal” luego que en Almerac recibieran una señal de que un kryptoniano seguía vivo en nuestro planeta.

Ataviada con un muy revelador minivestido rojo, la sensual emperatriz conservó la superfuerza y supervelocidad y, además, mostró un nuevo poder que no se le conocía en sus encarnaciones anteriores: un beso tóxico capaz de matar a cualquiera que no fuera kryptoniano, de modo que mientras buscaba a Clark Kent, Maxima mató, literalmente de “excitación”, a más de un muchacho calenturiento que no pudo resistirse a sus encantos. Ámala o muere.

Y mientras tratamos de entender cómo es posible que cualquiera pudiera rechazar una invitación para regir un imperio galáctico al lado de la pelirroja más sensual de todo un universo, démosle a Maxima el lugar que con justicia le corresponde en la galería de Sirenas Asesinas.