La chica de acero

Uno de los personajes más complejos del Universo DC, la chica de Krypton ha sobrevivido a más de tres intentos de borrarla de la existencia (bueno, de la continuidad) y, sin embargo, como buena súper niña, ha resistido todos los ataques en su contra y, una y otra vez, ha regresado de entre los muertos para seguir maravillándonos con su angelical belleza.

Por todo lo anterior, no puedo imaginar alguien mejor que ella, Supergirl, para iniciar nuestro viaje por el lado oscuro de las mujeres de poder.

La “chica de acero” ha sido una nota caótica en el usualmente armonioso y ordenado Universo DC (sobre todo el Post-Crisis), desde ridículamente buena (tal como su famoso primo) hasta una sicópata motivada por la venganza y desde el Angel de Fuego Nacido en la Tierra, hasta una asesina encubierta encargada de eliminar a Superman.

Bien dicen que ni en el infierno existe furia más grande que la de una mujer despechada y el propio Lex Luthor ya tuvo una probadita de ello; en ese entonces

El lado oscuro de Supergirl

Arrastrada por sus pasiones

con una abundante cabellera pelirroja, el archinémesis del “Team Superman” tuvo la brillante idea de clonar a nuestra rubia favorita, sin imaginarse que eso despertaría el lado oscuro de la chica.

El villano, quien en ese entonces se hacía pasar por su propio hijo mediante un cuerpo clonado, se aprovechó de que en ese momento él y Supergirl eran amantes para conseguir una muestra del protoplasma que formaba a esta versión de la kriptoniana, con el fin de crear clones genéticamente mejorados de la “chica de acero”.

Al enterarse de esto, esta Superchica, también conocida como Matrix, enloqueció y lo persiguió de un extremo a otro de los Estados Unidos y la única razón por la que el máximo egomaníaco del Universo DC conservó la vida fue porque Superman consiguió hacer a la chica entrar en razón y despertar su lástima por un (en aquel entonces) agonizante Luthor.

Después de esto, Superchica-Matrix tuvo otro momento de insanidad cuando Gorilla Grodd decidió aprovechar la Noche Final para despertar los instintos primitivos de los habitantes de un pequeño pueblo, incluida a la hermosa rubia.

Esta versión, que sólo duró unas cuantas páginas, era más bien fría y calculadora, aunque capaz de extrema violencia cuando así lo quería (y lo quería con bastante frecuencia), por suerte, volvió a la normalidad al enterarse de que el padre de Linda Danvers (que en ese

Supergirl, su lado oscuro

Kara Zor-El

entonces era su alter ego) se encontraba en peligro.

La más reciente versión de la doncella de Krypton, Kara Zor-El, tampoco ha estado exenta de una caminata por el lado oscuro, aunque inicialmente parecía ser sólamente la versión 2.0 de la prima perdida de Superman, que había sido enviada a la Tierra siendo una adolescente para cuidar al bebé Kal-El, más tarde resultó que, en realidad, sus padres la habían programado para asesinar al pequeño debido a una vendetta familiar.

Aunque este arco de la historia de la rubia de acero todavía está en suspenso, quizá esta sea la versión más atractiva de la original superniña, al menos en lo que a diseño se refiere; físicamente idéntica a su contraparte “buena”, pero con un look darketto-postmodernista de uniforme negro con detalles en plateado, Evil Supergirl tiene todo para convertirse en (muy literalmente) ese obscuro objeto del deseo que nos acompañe justo antes de irnos a dormir.

De ángel a demonio, de girl-scout a sociópata, de guerrera a asesina, las transformaciones de Supergirl le han ganado un lugar en nuestra libido y, con mayor razón, en la galería de Sirenas Asesinas.